¿Para qué sirve la utopía?

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, y ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para qué sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar. Eduardo Galeano

Nuestros Parroquianos

lunes, 17 de agosto de 2009

Venus y Marte.

Venus y Marte. C 1485. Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi, conocido como Sandro Botticelli (Florencia 1445-id.1510). Temple graso sobre tabla, 69 cm-173 cm, National Gallery, Londres.

Venus y Marte se encuentran recostados en un prado verde, tras unos arbustos de mirto (árbol de Venus). El dios, desnudo, ha caído rendido al sueño, mientras que la diosa, lujosamente vestida y peinada, se mantiene despierta y vigilante. En torno a ellos cuatro pequeños sátiros juegan con los símbolos de la guerra, casco, coraza y lanza, mientras que la trompa de guerra es una poco amenazante caracola (vinculada con el nacimiento marino de Venus). La peculiar forma de la tabla indica que se pintó para decorar una cabecero de una cama o el frontal de un arcón, regalos nupciales típicos en las bodas florentinas de la alta sociedad del momento.

Pero esta pintura es algo más que un tema amoroso, es una más de las alegorías neoplatónicas que realizó su autor, como lo es también La Primavera. Todos conocemos a la diosa del Amor, Venus (la Afrodita griega), y que Marte (el Ares heleno) es el dios de la guerra. Pero Marte sólo representa una faceta de las acciones bélicas, su aspecto más destructivo y brutal, mientras que la estrategia bélica es simbolizada por Minerva/Atenea. Así el Amor vence a los más bajos y devastadores impulsos humanos, a los que amansa y "domestica".

2 comentarios:

Cayetano dijo...

Qué pellejo Afrodita. A su marido se la pegaba con todo el que podía, especialmente con Ares. La culpa la tuvo Zeus por casarla con su hermano Hefaistos, tan cojo y tan feo.
Al final el dios herrero se enteró de la infidelidad de su bella esposa gracias a Helios que todo lo descubre.
Un saludo.

Las Reinas Del Garito dijo...

Donde no llegaba el encanto físico y personal de Hefestos llegaba su ingenio e industria. Igual que consiguió que Hera y Zeus obligaran a Afrodita a casarse con él tras el suceso del trono "con truco" que fabricó para vengarse del abandono de su madre.
Como también consguió atrapar en una red indestructible a su casquivana esposa y su amante. Sólo los liberó cuando prometieron dejar de verse... cosa que por supuesto no cumplieron (Eros era hijo de Afrodita y Ares).

Vista así, no parece una pareja muy "platónica" que digamos.

Estos griegos (además de estar locos como lo estaban los romanos, Obelix dixit) sí que sabían pasárselo bien y tener unos dioses de lo más entretenidos.